El final de este verano nos ha traído un regalo inesperado y, de este modo, es recibido el nuevo curso en Konpartitu.

La posibilidad de dar continuidad en formato presencial  a  las sesiones de piano y teoría musical, ha sido la mejor de las noticias.

No puede ser casualidad que Esperanza sea el nombre de una de nuestras ya pianistas y fieles asistentes al grupo realmente genial de Conocimiento, que iniciamos tan solo hace un año y tantas  sorpresas nos está dando.

Las clases individuales de piano para jóvenes y adultos, así como las sesiones compartidas y grupales,  se han podido retomar desde la primera semana de septiembre, en un espacio inigualable donde nos sentimos como en casa.

Sólo podemos decir:

¡¡¡¡¡¡GRACIAS!!!!!!!