A los niños les encanta escuchar, compartir, acompañarse y ayudarse…, entre otras cosas porque les da serenidad y les hace sentir bien

En nuestras sesiones demuestran que saben esperarse y animarse los unos a los otros. Siempre desde la empatía, la comprensión con el otro sin que falte un poquito de paciencia para todos…

Es alentador y emocionante observar tantos valores innatos «en acción» entre nuestros jovencitos e inspiradores pianistas brillantes.

Se respira optimismo y esperanza en estas magníficas clases grupales de Lenguaje Musical y piano en las que nunca faltan el buen ambiente, la alegría y cómo no, la buena música!!

Seguiremos buscando, encontrando y compartiendo con todos vosotros!!!….