Lo paso de maravilla comprobando cómo incluso el alumnado más joven, en muchos de los casos con sólo 6 años, disfruta tanto de parar de vez en cuando la habitual estructura de trabajo, en la que el tiempo y el calendario mandan, para poder reflexionar.

Siento el silencio previo a nuestra conversación final como algo mágico, ya que, como bien sabemos quienes vivimos entre niños, éste no suele ser habitual…

Este particular momento es vivido como un acontecimiento especial y distendido en nuestra clase. En él acordamos previamente respirar con más consciencia, sentir y pensar para compartir después, si se da el caso, nuestras ideas acerca de si consideramos o no , o cómo y cuándo ocurre que la música nos puede ayudar y acompañar tanto en nuestra vida.

Para los más pequeños contamos con la ayuda del “Castillo de la Música” situado al final del volumen de introducción de “La Casa de la Música”. Gracias a él, y como podemos leer en estas frases, organizamos pensamientos e ideas.

Este castillo nos ayuda. Trabajar con él consiste en hablar de las cosas que me gustan de la música”

Podemos escribir lo que nos gusta de la música; además lo guardaremos para siempre como recuerdo, igual que un álbum de fotos, pero de nuestras ideas musicales”

Nos sirve para que seamos conscientes de lo que nos regala la música” “Disfrutar con el trabajo nos hace recibir a la música como un regalo”

La música me ayuda a solucionar problemas, a trabajar mejor, a disfrutar más y relajarme”

Cuando aprendes una cosa nueva sientes por dentro que eres especial y diferente a los demás, porque sabes algo distinto y que no cualquiera puede aprender así como así”

Alumnado de entre 8 y 11 años, diciembre 2020

Poco a poco, iremos ajustando esta dinámica y adaptándola a cualquier ciclo, nivel educativo, circunstancia o edad. De este modo, hemos llegado hasta nuestros adolescentes, jóvenes pianistas y por supuesto a mis queridos alumnos adultos.

“Cuando tuvimos que trabajar on line, dentro de lo que se podía y contando con un piano en casa pudimos avanzar muy bien, pero no era lo mismo…. Echamos mucho de menos venir aquí, poder estar juntos”

El estudio musical obviamente me aporta la mejora de mi concentración. Cuando practicas, debes tener muchos sensores de tu cuerpo activados a la vez, debes estar atenta a todo, y esto ayuda mucho en los estudios. Además puedes ponerte retos para sentirte satisfecha después por haber logrado algo”

Veo la práctica musical como una gran oportunidad para conectar con gente afín a ti, con tu sensibilidad por lo artístico o musical. Tengo claro que tendré siempre cosas en común con esas personas”

Me gusta mucho poder expresarme con el arte, me siento mucho más cómoda que cuando hablo”

Alumnado de entre 13 y 16 años, diciembre de 2020

El pasado 1 de enero pareció como si el mismísimo gran director de orquesta Riccardo Muti hubiera estado participando en nuestras charlas, emocionando al mundo con sus potentes y esperanzadoras palabras que pedían a los gobernantes del mundo protección para la música y la cultura, como única esperanza para la humanidad. No puedo por tanto, dejar de compartir estos tesoros en forma de inmenso regalo recibido esta Navidad, como una gran y hermosa bendición para el nuevo año que comienza.

Que así sea para todos

¡¡Feliz 2021!!

Los músicos tienen flores como armas no cosas que matan.”

La música no es sólo un entretenimiento o una profesión. La música es una misión, la misión de hacer una sociedad mejor”

La cultura es el elemento primordial del desarrollo de los seres humanos, un bien de primera necesidad para lograr un mundo mejor”

La salud es lo mas importante, pero igualmente lo es la salud mental y la música ayuda a ello”

Riccardo Muti, enero 2021

Charla con Ruth, alumna de 15 años, diciembre 2020