En días de confinamiento y bajo el cobijo de esta nueva fórmula de trabajo a la que nos someten las circunstancias actuales, me reafirmo tanto o más que cuando trabajamos desde el aula, en que éste es para mi uno de los momentos más esperados cada curso.

Me maravilla acompañar a los niños en otro importante y delicado punto de partida hacia el nuevo universo que representa la lectoescritura musical.

Considero que este aprendizaje les abrirá muchas nuevas puertas para su futuro, si es que así lo eligen a lo largo de su vida en relación con la Música.

Aprovecho además, la gran oportunidad que nos ofrecen estas edades en las que tanto  la imaginación como el gusto por lo visual están de nuestra parte.

Cada paisaje del volumen especial de primavera de La Casa de la Música, capta toda su atención estimulando enormemente la capacidad de concentración, en lo que planteado de otro modo podía haberse convertido en un proceso resbaladizo eterno y tedioso.

Bien alejados de lo confuso y complejo, el alumnado aprende cómplice de nuestro juego,  inmerso en la divertida búsqueda de un tesoro escondido que representa el siguiente circulito.

Todo ello nos permitirá finalmente cantar, leer, escribir y tocar las notas musicales que nos ayudan a localizar en sus correspondientes pentagramas nada mas y nada menos que los registros graves, medios y agudos del piano.

¡VEO VEO!

María: Buenos días; empecemos por el arco iris de la primavera, te parece bien?

Adriana: Claro!!!

María: Observo que no hay ninguna manzana roja…¡Tú qué ves?

Adriana: Lo mismo, tampoco veo manzanas…

María: Muy bien. ¿Y ahora, qué ves?????

Adriana: ¡¡¡Tres naranjas de zumo!!

María: Uy uy uyyyyyy…… ¿¿ estás segura corazón????

Adriana: Ay no!!!!! Que no están, me han hecho trampa!!!!, pero sí que veoooooooo … cinco gotitas de agua…

María: Eso sí!!! Muy bien, y entonces…, ¿ahora a quien hay quien buscar en el tejado?…

Adriana: A la perita de merendar…, ¿tú la ves María??

María: Noo!!! Cuidado que igual tampoco está… ¿de quién sería el turno entonces?…

Adriana: Ay es verdad…¡¡Del sol que está en el cielo!!!

María: Exacto!!! Además tenemos tres!! Perfecto, de nuevo volvemos la casa y buscaremos a ….

Adriana: A la moraa!! Perooo, un momento, no encuentro ninguna

María: Fenomenal, vamos genial porque ahora hay unnnn??

Adriana: Caramelo de fresa! Menos mal que no tenemos triple tramapa!!

María: Lo tienes!!!! Seguimos

Adriana: No vemos ninguna manzana por lo que buscaré a la naranja y veo cuatro, cuántas tienes tú??

María: Las mismas que tú jajaja

Adriana: Ahora busco a la gotita y veo una a la izquierda del todo, justo debajo de uno de los pájaros!…

María: Efectivamente, ánimo, lo estás haciendo de maravilla Adriana!! Dentro de poco podrás seguir tú sola y sabrás leer y escribir todas las notas musicales que entran en cada pentagrama

Adriana: Jajajaja, ¡¡¡qué divertido!!!!!!!!!!!!!

María: Jajajaja, tú sí que eres divertida ¡¡¡Viva la Música!!!!!!

Adriana: Te quiero mucho

María:    Yo también a ti

(Diálogo basado en una de mis últimas conversaciones durante la práctica con la lectura y escritura de las notas en clave de sol y fa, con Adriana de 6 años, en estas semanas de primavera)