Las sesiones especiales tienen este nombre porque quienes participan en ellas también lo son….

Iñigo y Jonan

Ha sido precioso observar su valentía, voluntad, tenacidad y gran sentido del humor con el que han trabajado de maravilla a lo largo de este primer trimestre del curso 2019-2020.

El  lenguaje de la música (adaptado al perfil del alumnado en cualquier formato en el que éste vaya siendo comprendido) y el instrumento, deben ir siempre de la mano.
Ellos lo han captado perfectamente, y lo principal es que así lo están disfrutando, poniendo en práctica lo aprendido en el piano desde su primera clase.

Además de la labor de solista, es interesante trabajar la complejidad de tocar a 4 manos desde el comienzo y no postergar esta etapa para mas adelante. Dicho abordaje nos lleva a tener que poner en funcionamiento tantas cualidades como ambos tienen.

Sus capacidades de empatía, escucha de sí mismos así como la del compañero y un gran auto control necesario para mantener el discurso propio independientemente de lo que haga la otra persona, sin dejar por esto de tratar de cuidar la música de ambos, son aspectos con los que vamos avanzando con gran ilusión por crecer y mejorar.

Un verdadero regalo tener la oportunidad de compartir con este fantástico dúo de músicos sesiones de diversión y tanto crecimiento musical de calidad para los tres.

Y como premio…

Me voy acostumbrando a escuchar cada viernes a las 5 de la tarde unas voces suaves que a la vez firmes, me medio reprochan sorprendidas:  “ Pero…., ¡¡¡¡¡¿¿¿¿ YA es la hora ?????!!!!! ”