Con gran responsabilidad, entre las medidas de seguridad indicadas y mucha emoción contenida por tantos besos y abrazos de reencuentro que no nos hemos podido dar, conseguimos cerrar un curso increíblemente superado con éxito.

No sólo se ha logrado mantener nuestro trabajo, sino que, tal y como contamos anteriormente, éste se ha visto amplificado y reforzado a lo largo de los complicados meses de confinamiento.

La Música ha quedado situada, más que nunca, en el lugar importante que merece, mostrándose con claridad como una necesidad esencial más…

Todo ello fruto de un esfuerzo, que ha tenido su recompensa en junio, envuelta en el regalo que ha supuesto la recuperación del formato presencial , que tanto hemos echado de menos los niños y yo; y tristemente no ha podido ser para el ciclo de infantil o (salvo excepciones) para las tan necesarias sesiones de educación especial….

Con muchas ganas de descansar y la gran satisfacción que traen el compromiso y la entrega incondicional, doy las gracias a todas las familias que han facilitado en todo momento que hayamos podido llegar a este feliz final, y por supuesto a nuestros valientes pequeñitos por esperarme siempre.

Nunca olvidaré estos meses junto a vuestros hijos en la montaña rusa que hemos compartido; por supuesto con una alegre sonrisa y la firme ambición de seguir hacia adelante, aprendiendo de cada nueva experiencia que la vida nos ofrezca, y haciéndolo mejor cada vez.

Nos vemos muy pronto, feliz descanso,¡¡¡¡¡ feliz verano!!!!!!!