Me alegra  comprobar cómo cada vez son más las personas adultas que dan el paso de saltar la barrera de las falsas creencias. Tristemente éstas nos han sido inculcadas desde el obsoleto sistema educativo de antaño, pero ahora es tiempo de recuperar…

Son muy llamativas e interesantes para mi,  las experiencias que me permiten conocer curso tras curso a tantos potenciales músicos descubriendo dentro de sí mismos toda su valía expresiva y artística.

Observo mucha curiosidad, gran ilusión, no demasiadas y a la vez grandes expectativas. Todo ello me recuerda que el mayor esfuerzo es poco a la hora de seguir divulgando este importante mensaje de ánimo entre adultos de todas las edades: Cualquier momento es el mejor para recibir el gran poder nutritivo y fuerza terapéutica que conlleva tocar un instrumento.

Dejarse llevar y confiar en lo que va sonando entre las teclas merecerá la pena, pase lo que pase…. Nunca es tarde para aprender música disfrutando y abrirse a las grandes sorpresas que todos merecemos…

Gracias Eugenio por confiar en mi trabajo y dejarme acompañarte en tu genial comienzo en la música

Muchas gracias a mis queridísimos alumnos adultos, sois una gran inspiración e ilusión para mí, y un fantástico ejemplo para todos

Agradecimientos por supuesto a Flappers donde hemos disfrutado tanto de nuestras  peculiares “máster clases matinales de sábado” en las que lo hemos pasado tan bien!!